El personal de granja y la automatización

La implementación de equipos automáticos en granjas requiere de ciertos aspectos a considerar en relación al personal que ahí labora y que es quien ocupará y cuidará de estos equipos y se encargará de sacarles el máximo provecho.

La primera etapa a enfrentar una vez que se ha decidido  automatizar la granja es, que habrá una reducción en mano de obra como sucede en toda automatización y esto es importante comunicarlo lo antes posible a las personas involucradas.

La primera reacción es instintiva, miedo a perder su trabajo, miedo a ser sustituidos por personal mejor capacitado, temor a enfrentarse a nuevas tecnologías, el usual “es que siempre lo hemos hecho así”, resistencia a la reducción de personal pues piensan que trabajarán más por el mismo sueldo.

Aquí es muy importante la labor del médico, ingeniero, o responsable del módulo, granjas o zona. Debe transmitir las bondades y ventajas de la automatización, tanto para el personal de la granja como para la empresa y explicarles que la optimización que se obtendrá se reflejará en mejores resultados productivos y por tanto mejores bonos de productividad.

Conforme pasa el tiempo, el responsable se dará cuenta sobre la reducción de personal, que si bien no es una actividad agradable, es un punto que se tiene que enfrentar con toda entereza y honestidad.

El encargado de granja será quien más contacto tenga con el manejo de los equipos automáticos y es uno de los primeros que debe estar convencido de los beneficios que traerá la automatización, para transmitir esa misma ideología al personal de granja., así como convencerlos del papel tan importante que juega cada uno de ellos en esta nueva estrategia.

Esta persona debe estar preparada para acompañar a todo el personal de la granja en el proceso de capacitación (especialmente si están inseguros o poco convencidos) y brindar en todo momento el apoyo que requieran.

Es importante también capacitar a un encargado de la granja, ya que es común que haya un solo encargado de mantenimiento en un grupo de granjas o zona y cuando este no puede atender inmediatamente un problema relacionado al equipo, el encargado de la granja debe resolver el problema temporal o definitivamente.

Aunque hemos hablado de una reducción de personal, hay manejos que necesitan personal para llevarse a cabo y que se deben de considerar, tal y como la recepción del pollo, el proceso de manejo de primera semana, el llenado de comederos o bebederos manuales, el proceso de selección de pollo si es que se realiza previo a la venta y en algunos casos hasta la vacunación y la carga de las aves si acaso no existan cuadrillas para tal fin, el lavado y desinfección de la granja.

La solución más común es implementar cuadrillas siempre y cuando no se llegue al mismo número de trabajadores antes de la implementación de la automatización, y si no es posible aumentar o implementar estas cuadrillas, se tiene que comprometer la bioseguridad, haciendo cuadrillas internas con personal de las mismas granjas y resolver estos manejos tan importantes para la obtención del resultado final.

Ahora, aun usando sistemas automáticos en la granja hay algunas empresas que los combinan con equipos manuales como el comedero de Preinicio JAT en la etapa de iniciación, que permite resolver el problema de llenado continuo, pues llenándolo a toda su capacidad se disminuye la constante servida de alimento comprado con la charola de iniciación.

Por el lado del abastecimiento de agua, existen granjas que usan los bebederos vitroleros para la etapa de iniciación y en algunos casos se llenan una sola vez antes de la llegada de las aves y al vaciarse se retiran. JAT cuanta con una solución que permite incrementar el tiempo que se usan estos equipos con el bebedero de 6 litros, que permite tenerlo más tiempo en la caseta, en comparación con el bebedero de 4 litros.

Existe también el bebedero automático de iniciación en piso que elimina por completo el uso de bebederos vitroleros y es un buen apoyo para la hidratación de las aves en la primera semana de vida sin tener que ocuparse de estar llenando vitroleros y se puede utilizar hasta que se considere que la hidratación que aporta el bebedero de niple es suficiente para las aves. En este tipo de bebedero se debe cuidar mucho el ajuste del flotador para evitar mojaderos así como la posición del empaque.

Así pues el departamento de servicio técnico de Sistemas Agropecuarios JAT ofrece al cliente la posibilidad de capacitar en todo momento a su personal antes durante y después de las instalaciones de equipos automáticos para ayudar al responsable a concientizar al personal de las ventajas y pros que enfrentarán con la adquisición y puesta en marcha de los equipos. Para lograr una transición amistosa y que beneficie a la empresa, al personal y evidentemente a las aves.